BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

LAS BIBLIOTECAS DE LA UCRANIA MULTICULTURAL EN TIEMPOS DE GUERRA

Una de las características de Ucrania, desde una perspectiva social, es que es un país multinacional y multicultural. Vive gente de más de 100 países, entre ellos rusos, judíos, polacos, bielorrusos, moldavos, tártaros, gitanos, búlgaros, húngaros, rumanos, griegos, armenios, etcétera (Svyrydiuk, Shumaieva y Svyrudiuk, 2021, pp. 630-631). Esta diversidad poblacional se entiende por su ubicación geopolítica en Europa Central y Oriental, situación que ha influido en el desarrollo histórico multicultural de sus bibliotecas (Shpilevaya, 2017, p. 4642). Es decir, la práctica bibliotecaria en Ucrania refleja una significativa diversidad cultural. Yaroshenko y Bankovska (2014, p. 432-434) nos ilustran en torno a esta rica diversidad bibliotecaria, fenómeno que con perspectiva teórica ha pasado por alto en la literatura bibliotecológica (Meneses, 2021).  Pero no perdamos de vista las ideologías del nazismo, neonazismo, entre otros idearios que promueven el racismo, la xenofobia y la intolerancia, y que se sabe están presentes en ese país ex soviético (Calvo, 2022). Posturas ideológicas que no tienen ningún respeto por la pluralidad de ideas ni deferencia alguna por una sociedad o nación multicultural.


Lo cierto es que “la red de bibliotecas de Ucrania es bastante diversa”, y hasta el 1 de enero de 2012 la red bibliotecaria de ese país consistía de 37,286 bibliotecas. Entre las cuales había “más de 800 bibliotecas universitarias, 18.031 bibliotecas públicas, 910 bibliotecas médicas, 25 bibliotecas regionales de investigación y 542 sistemas bibliotecarios centralizados entre las bibliotecas del Ministerio de Cultura”. Además nueve importantes bibliotecas de carácter nacional: 1] Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania, 2] Biblioteca Parlamentaria Nacional de Ucrania, 3] Biblioteca Histórica Nacional de Ucrania, 4] Biblioteca Nacional de Ucrania para niños, 5] Biblioteca Científica Nacional Vasyl Stefanyk Lviv de Ucrania, 6] Biblioteca Médica Científica Nacional de Ucrania, 7] Biblioteca Nacional de Derecho, una división de la Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania, 8] Biblioteca Nacional Científica Agrícola de la Academia Nacional de Ciencias Agrarias de Ucrania, y 9] Biblioteca Nacional Científica (de Investigación) M. Gorky Odessa (Yaroshenko y Bankovska, 2014, pp. 432-433).


En tiempos de guerra el valor de la neutralidad, tan defendido por algunas asociaciones de bibliotecarios, se viene abajo como un castillo de naipes porque el actuar de algunos colectivos bibliotecarios en activo no se ciñen a este valor. Empezando por el Código de ética de la IFLA para bibliotecarios y otros trabajadores de la información que propugna por la práctica de la neutralidad en todo contexto y a toda costa. Las guerras contemporáneas, como hemos observado, ya no son solamente entre soldados con armas. En el curso de una guerra el personal bibliotecario también está llamado a asumir determinadas posturas, pues a las acciones armadas se suma el ir y venir de información, tanto veraz como falsa. La dualidad información/desinformación es cosa de todos los días durante un enfrentamiento bélico. El afán de difundir, controlar y censurar este importante recurso está presente en ambos bandos, lo que evidencia que no hay lugar para la neutralidad. En este conflicto armado se está observando una intensa guerra de manipulación informativa. De cara a esta deplorable situación, los bibliotecarios y sus asociaciones están destacándose como prominentes defensores del valor democrático que promueve la libertad de acceso a la información. De tal modo que importantes instituciones bibliotecarias europeas se han expresado en contra de la invasión rusa a territorio ucranio, como es el caso de las Bibliotecas Nacionales de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania. Asimismo, en relación con esta guerra una parte importante de la comunidad bibliotecaria internacional, a través de sus organizaciones gremiales, ha levando la voz en defensa de la libertad de acceso a la información puntual y verdadera. Valor puntal de la biblioteconomía-bibliotecología moderna, tanto en tiempos de paz como de guerra. 


Ante el inicio de la invasión de Rusia a territorio de Ucrania, ocurrida a partir del 24 de febrero, la lucha está desarrollándose de diferentes maneras. Por ejemplo, bibliotecarios ucranios, comprometidos con su pueblo, se están uniendo a la lucha, aunque sin armas. En estos días cruciales, para ellos no hay cabida para practicar a ciegas o en abstracto el valor de la neutralidad. En el curso de esta guerra, ha sido necesario adoptar posturas, hacer pronunciamientos, tomar partido y participar activamente para detener y vencer al ejército invasor. Las bibliotecas, como espacios de información y conocimientos, y sus bibliotecarios, como firmes custodios del patrimonio cultural, representan una clara imagen pública de la nación ucraniana en acción contra la guerra que el gobierno de Rusia les ha impuesto. Guerra que el Kremlin llama con disimulo como una “operación militar especial”.


Desde antes de las primeras incursiones del ejército ruso, el gremio bibliotecario de Ucrania comenzó a participar activamente en tareas de resistencia. Así que en estos días las bibliotecas de ese país en guerra también están en la vanguardia de la defensa de su país. Por ejemplo, para contrarrestar el aluvión de información engañosa o falsa, está presente su activismo en el ciberespacio. No en balde la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania (Українська бібліотечна асоціація) ha exclamado: ¡Las bibliotecas son un arma estratégica del Estado en la guerra híbrida librada por la Federación Rusa durante muchos años! No son días para optar por la neutralidad. Estas palabras echan por tierra el manido valor de la neutralidad.

Incluso en tiempos de paz, las bibliotecas de Ucrania intentan contrarrestar la influencia de la desinformación, capacitando a las personas en alfabetización mediática e informacional. Pero esto es una guerra, y todo sobre la vida en Ucrania ahora es diferente. Los bibliotecarios del país están trabajando arduamente para tratar de mantener sus colecciones a salvo y asegurarse de que las personas puedan acceder a libros y otros materiales (Chappell, 2022).


Desde los primeros días de la invasión, las bibliotecas ucranias han estado siendo utilizadas para compartir conocimientos, habilidades y destrezas y así ayudar a militares y civiles. Mientras el Ejército de Ucrania ha estado enfrentando tanques, artillería y bombardeos rusos en diferentes frentes, los civiles ucranios se han convertido en una recia fuerza de resistencia en lo que fue, hasta 1990-1991, un país soviético. En el contexto de esa resistencia civil destacan los bibliotecarios de Ucrania, quienes en esta guerra ahora inspiran a miles en las redes sociales para contrarrestar la censura, el control de la información. De tal manera que se ha puesto en marcha la iniciativa del «Internet Militar de Ucrania», con el fin de que aquellos que no pueden combatir con armas lo hagan difundiendo información veraz entre los rusos y de esta forma contribuir en la defensa del país invadido.


Sus principales tareas profesionales se han visto alteradas, pues ahora también el personal bibliotecario ucranio elabora listas de fuentes oficiales de información, proporciona enlaces para ayudar a encontrar el refugio antiaéreo más cercano. Algunas bibliotecas están proporcionando a la población información oficial sobre los contactos útiles durante esta guerra ruso-ucrania. También su personal ha comenzado a proporcionar atención domiciliaria para auxiliar a los heridos, a convertir sus espacios de trabajo en asilos temporales para los civiles que han optado por desplazarse a causa de la guerra, y a recolectar ayuda humanitaria (medicinas, alimentos y ropa).


En la Biblioteca de Lviv o Leópolis, Ucrania, en estos días su directora ha cedido espacio para que las mujeres adolescentes y jóvenes que conforman la resistencia fabriquen redes de camuflaje. De modo que, en un lugar habitual para la lectura y el estudio de la comunidad, ahora se trabaja para ayudar al ejército ucranio, pues estas redes hechas con su propia ropa son para satisfacer algunas necesidades de los soldados que están en el frente. Las prendas de color marrón y verde son las preferentes. Por esto se afirma: “Las bibliotecas están desempeñando un papel vital en el apoyo al esfuerzo bélico de Ucrania, desde brindar refugio a las familias durante los bombardeos rusos hasta fabricar redes de camuflaje para el ejército y contrarrestar la desinformación” (Chappell, 2022).


 

 
Fig. 1 Elaborando redes de camuflaje en la Biblioteca de Lviv (foto tomada del Facebook de la Українська бібліотечна асоціація)

 

Bruy Oksana Nikolaevna (Бруй Оксана Миколаївна), presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania ha informado acerca del trabajo que se está llevando a cabo en algunas bibliotecas: "Aquí se organizan puntos de recepción de refugiados, albergues y puntos logísticos. Aquí también se tejen redes de camuflaje para los militares. Aquí se llevan a cabo cursos de atención domiciliaria. Aquí se recolectan libros para transferirlos a las bibliotecas de los países vecinos que reciben refugiados ucranios". Más aún, “las bibliotecas también están trayendo especialistas para brindar ayuda psicológica a los residentes que luchan por hacer frente a una nueva realidad no deseada” (Chappell, 2022).


 

 
Fig. 2 Bruy Oksana Nikolaevna, presidenta de la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania 
Foto tomada del sitio web de la Українська бібліотечна асоціація.

 

En efecto, con el peso encima de la guerra algunas bibliotecas se están usando como refugios antiaéreos. Nikolaevna al respecto afirma que en la Biblioteca Infantil en Mykolaiv, donde es un espacio habitual para niños, en estos días, cuando han comenzado a sonar las sirenas, también acuden las familias con sus perros para mantenerse a salvo (Chappell, 2022). Mykolaiv o Nikolaev, es una ciudad cerca del Mar Negro en el sur de Ucrania. Cabe decir que en aquel asentamiento urbano existen importantes bibliotecas, como: la Biblioteca Científica Universal Regional O. Hmyriov; la Biblioteca Regional para Jóvenes; la Biblioteca Regional Infantil V. Liahin; la Biblioteca Central M. Kropyvnytskyi del sistema bibliotecario para adultos; la Biblioteca Central para Niños S. Kover y V. Khomenko del sistema de bibliotecas centralizadas infantiles; y la Biblioteca Científica y Pedagógica. En caso de un bombardeo indiscriminado sobre la ciudad, las pérdidas en materia de instituciones bibliotecarias serían una grave calamidad. Para algunos colegas podría:

[…] parecer extraño hablar de bibliotecas, archivos y bases de datos en medio de una guerra. Pero hemos visto suficientes conflictos en todo el mundo para saber que el primer recurso de los tiranos suele ser bombardear los archivos y bombardear las bibliotecas. Interrumpes y desestabilizas a un pueblo al quebrantar su sentido de identidad - su idioma, su literatura, su cultura (Poole, 2022).


En este orden de ideas, también en esa ciudad occidental de Ucrania se han comenzado a preocupar por la salvaguardia de valiosos objetos de arte. Preservar ese patrimonio cultural de la nación es una responsabilidad a cargo de un regimiento de agentes que están trabajando con especial ahínco. En el Museo Nacional Andrey Sheptytsky su director, Ihor Kozhan, ha dado instrucciones a los empleados para embalar las ricas colecciones, antes de que sea demasiado tarde. Para Anna Naurobska, jefa del departamento de libros y manuscritos raros, el proceso de evacuación de más de 12 mil volúmenes de joyas bibliográficas es un gran reto, pues aún no sabe a ciencia cierta a dónde serán trasladados para alejarlos del riesgo del fuego enemigo. El temor que siente con respecto al peligro que corre ese importante acervo de libros antiguos, en caso de un ataque devastador de la ofensiva rusa, le produce una gran angustia. Es verdaderamente abrumador el trabajo que hay que realizar para mantener a salvo tantos objetos que representan el legado histórico y cultural que se halla en esa ciudad, considerada como uno de los centros culturales más importantes del país. Legado inscrito en el patrimonio mundial de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.


 

 
Fig. 3 Empaquetado de manuscritos raros y libros impresos antiguos en cajas de cartón. Foto AP/Bernat Armangue

 

 

 
Fig. 4 Ejemplar del departamento de libros y manuscritos raros del Museo Nacional Andrey Sheptytsky. Foto Ap/Bernat Armangue.

 

Como sucede en todas las guerras, en las ciudades-frente la destrucción de bibliotecas por el fuego enemigo es una cruda realidad. En el Facebook de la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania se lee: “Rusia ha comenzado a destruir la educación y la cultura ucranias: bombardeando bibliotecas, museos, universidades, escuelas, así como monumentos notables mundiales, que son una grave violación del derecho internacional humanitario”. Al respecto se sabe que la Biblioteca Regional para Jóvenes de Chernihiv (Чернігівську обласну бібліотеку для юнацтва), ciudad del norte de Ucrania, ha sido alcanzada durante un bombardeo realizado en la noche del 10 al 11 de marzo. En un video, disponible en YouTube, se observan libros, estanterías, ventanas y estructuras gravemente dañadas de la Biblioteca de Chernihiv. También la Biblioteca Infantil han resultado dañada a causa de las bombas lanzadas por las tropas rusas. Ambas bibliotecas han dejado de funcionar.


 

 
Fig. 5 Biblioteca Regional para Jóvenes de Chernihiv dañada por bombardeo nocturno ruso (foto del video citado)

 

Sobre este mismo asunto, Nikolaevna ha informado que entre las bibliotecas dañadas por los bombardeos rusos, se halla la Biblioteca de la Universidad de Karazin en Kharkiv, famosa por su ciudad universitaria (Chappell, 2022). De tal suerte que ella ha dicho: “Da mucho miedo cuando se bombardean escuelas, bibliotecas, universidades, hospitales, maternidades, barrios residenciales" (Chappell, 2022). Si el bando ruso ataca escuelas y hospitales, no cabe esperar que vaya a respetar el legado cultural bibliotecario de Ucrania. Por esto es válida la siguiente apreciación:

Cuando se informa en las noticias sobre misiles y bombardeos sobre hospitales, escuelas, universidades, museos y bibliotecas, siempre dicen con amargura: "¿Es este un objetivo tan estratégico?"

¡Pero si! Las bibliotecas ucranias son de hecho objetivos estratégicos para la Rusia dictatorial de Putin. Después de todo, nuestras bibliotecas son centros de libertad intelectual y actividad cívica, guías de idea nacional, patriotismo y valores europeos, espacios de educación y tolerancia, multilingües y multiculturales. Y los bibliotecarios ucranios son verdaderos guerreros en la invasión de información hostil (Página de Facebook: Українська бібліотечна асоціація/Ukrainian Library Association).


Conforme transcurra el curso de la guerra, es posible que la comunidad internacional se entere de más casos de bibliotecas dañadas o destruidas en otras ciudades, como Járkov que ha sido fuertemente impactada a consecuencia del avance del ejército enemigo. En tanto la ofensiva rusa se amplié y profundice, es posible que Kiev, ciudad capital de Ucrania, se convierta en la ciudad-frente con un mayor grado de destrucción. Cabe decir que en la capital se halla la más relevante institución bibliotecaria del país en guerra: la Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania (Національна бібліотека України імені В.І. Вернадського), misma que en 1919 las autoridades soviéticas de Moscú denominaron «Biblioteca de todos los pueblos», y en 1934 pasó a llamarse Biblioteca de la Academia de Ciencias. Hoy en día se trata de una de las más grandes bibliotecas nacionales del mundo, cuyos acervos de más de quince millones de documentos incluyen libros, revistas, publicaciones periódicas, mapas, partituras, materiales de bellas artes, manuscritos, libros impresos raros e incunables, periódicos y documentos no tradicionales.


 

 
Fig. 6 Entrada principal de la Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania

 

La suspensión de servicios de bibliotecas también se ha presentado. Un caso concreto es el de la Biblioteca Nacional de Ucrania, pues en su sitio web la Administración de este centro bibliotecario se informó en días pasados: “¡A la atención de los lectores de BNU! Debido a la imposición de la ley marcial en toda Ucrania, la biblioteca para lectores no funciona”. El domingo 13 de marzo del año en curso se informó que los combates se han intensificado en los alrededores de Kiev. Las tropas rusas han estado intentando sitiar la capital de Ucrania a toda costa, por lo que se esperan intensos ataques con consecuencias potencialmente devastadoras. En tanto militares y civiles voluntarios ucranios están dispuestos a luchar hasta el final en esa ciudad-frente. El presidente de Ucrania, Volodymir Zelensky, dijo un día antes que Rusia sólo puede capturar la capital si la reduce a escombros. Ante estas graves posturas, ¿qué se está haciendo para salvaguardar la Biblioteca Nacional de Ucrania y toda la infraestructura bibliográfica-documental que se halla en importantes bibliotecas diseminadas en la ciudad de Kiev? ¿Cuál será la suerte de la Biblioteca Nacional del Parlamento de Ucrania (Національна парламентська бібліотека України), la Biblioteca Científica de la Universidad Nacional «Academia Kiev-Mohyla» (Наукова бібліотека Національного університету «Києво-Могилянська академія»), la Biblioteca Histórica Nacional de Ucrania (Національна історична бібліотека України) y otras? No se tiene noticias al respecto, aunque es posible que se esté trabajando para evacuar los acervos a lugares seguros. El tiempo disipará esta duda.


Pero no solamente en Kiev está en riesgo la diversidad cultural bibliotecaria, también lo está en ciudades como Izium, Petrovske, Sumy, Ojtyrk, pues se han convertido en frentes de guerra. Por ejemplo, la ciudad Sumy se encuentra el importante sistema de información de la Universidad Estatal de Sumy: la Biblioteca Central, cuatro Bibliotecas Institucionales, cuatro Bibliotecas Universitarias, treinta y seis Bibliotecas de Departamentos Universitarios, y nueve Bibliotecas en el Centro de Aprendizaje a Distancia. Sistema que cuenta con más de tres millones de documentos sobre diversos campos del conocimiento. Mientras tanto la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania ha organizado una página web denominada «Bibliotecas afectadas por la guerra ruso-ucraniana» (Бібліотеки, які постраждали внаслідок російсько-української війни). En la que se expresa lo siguiente:

¡La guerra a gran escala de Rusia contra Ucrania y todo el mundo civilizado continúa! Rusia también ha comenzado a destruir la educación y la cultura ucranias: bombardeando bibliotecas, museos, universidades, escuelas y monumentos mundiales en flagrante violación del derecho internacional humanitario.

Ya tenemos que pensar cómo vamos a reconstruir el país después de la victoria. Estamos empezando a registrar los daños que están sufriendo las bibliotecas durante la guerra ruso-ucraniana. ¡Por favor rellena el formulario! ¡Gloria a Ucrania!


En la contextura de este conflicto bélico, la Federation of Library Associations and Institutions (IFLA) coincide al manifestar:

La IFLA reconoce que cuando los estados inician la fuerza armada, las víctimas son los ciudadanos comunes de todos los bandos. A lo largo de la historia, las bibliotecas, las instituciones del patrimonio cultural, la literatura, el idioma y las ideas han sido atacadas directamente en tiempos de conflicto. La IFLA pide el fin inmediato del conflicto para proteger a las personas, las ideas, las bibliotecas y la cultura de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos y la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado y sus dos (1954 y 1999) Protocolos (IFLA response to the situation in Ukranie, 21 March 2022).


Casi a un mes de la contienda, la Asociación de Bibliotecarios de Ucrania, consciente de que muchos colegas han perdido trabajo, casa y salud, e incluso la vida, ha creado un fondo de asistencia financiera para aquel personal bibliotecario que se encuentran en condiciones difíciles. De modo que ha abierto dos cuentas bancarias para quien deseen donar dinero. La primera se podrá depositar en la moneda ucrania y la segunda en moneda extranjera. Estas cuentas son: Монобанк (Monobank) 4441 1144 5726 2747 (гривня/grivna) Монобанк (Monobank) 5375 4199 0784 9531 (євро/euro). Se prevé gastar este dinero en alquiler temporal de viviendas, compra de medicamentos, ropa, alimentos, entre otras cosas. La ayuda se proporcionará a los bibliotecarios de las regiones donde se están llevando a cabo cruentas acciones de combate: Chernihiv, Sumy, Kharkiv, Kherson, Mykolaiv, Zaporizhzhya, Donetsk, Luhansk, Zhytomyr, Odessa, Volyn y Kiev. Dado los recursos limitados, esa organización gremial no garantiza brindar ayuda a todos. No obstante, considerará todos los casos y tratará de encontrar benefactores.


Sigamos atentos en torno a este conflicto bélico.


Referencias

Бібліотеки, які постраждали внаслідок російсько-української війни [Bibliotecas afectadas por la guerra ruso-ucraniana]. 5 березня 2022 року [5 de marzo de 2022]. Recuperado de https://cutt.ly/YAzrHmo

Böök, Mikael. (March 3, 2022) What librarians are saying about the war in Ukraine. Recovered from https://bibliotekettarsaka.com/2022/03/03/what-librarians-are-saying-about-the-war-in-ukraine/

Calvo, Guadi (3 de Marzo, 2022). Viaje al fascismo ucraniano. Rebelión. Recuperado de https://rebelion.org/viaje-al-fascismo-ucraniano/

Chappell, Bill. (9 February, 2022).  Ukraine's libraries are offering bomb shelters, camouflage clases and, yes, books. Recovered from  https://www.npr.org/2022/03/09/1085220209/ukraine-libraries-bomb-shelters

IFLA Statement on Ukraine. 1 March, 2022. Recovered from https://www.ifla.org/news/ifla-statement-on-ukraine/

Library in Chernihiv reduced to rubbleafter overnight shelling.[video]. YouTube. 12 mar 2022.  Recovered from https://www.youtube.com/watch?v=53Ah7_rnLIQ

Meneses Tello, Felipe. (Abril, 2021). La diversidad cultural bibliotecaria. INFOhome, Recuperado de https://www.ofaj.com.br/colunas_conteudo.php?cod=1291

Національна бібліотека України імені В. І. Вернадського [ Biblioteca Nacional Vernadsky de Ucrania]. (2022). Recuperado de http://nbuv.gov.ua/

Poole, Nick. (6 March, 2022). Lost words: protecting libraries and archives in Ukrania. The Scotsman. Recovered from https://www.scotsman.com/news/opinion/lost-for-words-protecting-libraries-and-archives-in-ukraine-nick-poole-3595915

Svyrydiuk, Olha; Shumaieva, Svitlana; Svyrydiuk, Vitalii. (2021). Multicultural education: Ukranian challenges. Lumen Proceedings, vol.. 17, pp. 630-640.

Shpilevaya, Lyudmila. (2017). Ukraine: libraries. In J. D. McDonald and M. Levine-Clark, eds. Encyclopedia of Library and Information Sciences. 4th ed., v. VII, Boca Raton, FL.: CRC Press, pp. 4642-4648.

Yaroshenko, Tetyana; Bankovska, Iryna. (2014). Libraries and catalogs in Ukraine: the way to understand the past and build the future. Cataloging & Clasification Quarterly, vol. 53, n. 3-4, pp. 430-452.

 


   252 Leituras


Saiba Mais





Sem Próximos Ítens

Ítem Anterior

author image
BIBLIOTECAS Y MULTICULTURALISMO: LOS RASTROS PRECURSORES EN IBEROAMÉRICA
Julho/2021



author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.