BIBLIOTECAS, SOCIEDAD Y ESTADO


  • Relação entre as bibliotecas, as ações dos profissionais que nelas atuam e o estado.

EL PARADIGMA MUNICIPAL DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA

En concordancia con la teoría del municipio, éste es una comunidad básica que desempeña determinadas funciones y satisface necesidades colectivas y fundamentales. De tal modo que al municipio se le atribuye, a través del gobierno, la obligación de planificar, desarrollar y ofrecer servicios públicos para la población, misma que se halla asentada en un determinado territorio. Así, el territorio, la población y el gobierno, son los tres elementos esenciales que determinan la existencia de esta categoría geopolítica. Con base esto, el municipio  es “la base de la organización política y administrativa de los Estados” (Ugarte, 1987, p. 33.); “es la célula básica de la organización política y administrativa de un Estado” (Cortés, 2001, p. 18). Desde esta perspectiva, el municipio es, asimismo, una división territorial de carácter social, político, económico, cultural y administrativo. La teoría de la tipología municipal (Medina, 1993) nos permite comprender el aspecto de la diversidad o la característica de la heterogeneidad en relación con este nivel de convivencia social.

 

La cantidad de la población es un indicador importante para clasificar esta territorialidad en: 1] municipios de menor desarrollo; 2] municipios de mediano desarrollo y 3] municipios de mayor desarrollo. En razón de esto, se construye la siguiente clasificación: a] municipios rurales, b] municipios urbanos y c] municipios metropolitanos. Naturalmente esta tipología considera una serie de indicadores socioeconómicos (Medina, 1993, p. 26) que el bibliotecario público debe considerar en la puesta en marcha de una o más bibliotecas destinadas para la población en general. Dependiendo del tamaño del municipio, puede haber una biblioteca municipal central y varias bibliotecas sucursales (Donglai, 2007), además de bibliotecas ambulantes como importantes recursos administrados bajo un sistemático servicio de extensión bibliotecaria dirigido a personas que se hallan en instituciones locales de diversa naturaleza, tales como prisiones, hospitales, gente sin la posibilidad de salir de casa (Kostagiolas, 2008, p. 550). 

 

Así, el servicio público de biblioteca municipal apoya cinco áreas de desarrollo estratégico: educación, desarrollo social y económico, participación ciudadana sobre asuntos públicos, identidad cultural y cohesión social, e inclusión social. (Kostagiolas, 2008, p. 547-548). Esto nos permite entender mejor la idea de que la biblioteca pública municipal debe ser contemplada como un servicio público básico, para tal efecto, como se afirma para el caso del Perú:

 

[...] hace falta una nueva Ley de Municipalidades que conciba a la Biblioteca Pública como un Servicio Básico, igual que los otros servicios y que defina, sin ambages ni ambigüedades, la responsabilidad que asiste a las Municipalidades y consiguientemente a los Concejos Municipales, la asignación de recursos para el financiamiento de los diferentes elementos que involucra el proyecto bibliotecario municipal, entre ellos al elemento personal, la infraestructura, los fondos bibliográficos y no bibliográficos, las herramientas tecnológicas y los costos de operación y mantenimiento. (Castro, 2002, p. 35)  

 

En muchos países las bibliotecas municipales constituyen la categoría más grande de las bibliotecas públicas (Kostagiolas, 2008, p. 546), por ende, configuran una parte de la base de todo Sistema Nacional Bibliotecario. Aunque a lo largo de los años se han hecho considerables esfuerzos para mejorar sus servicios, estas entidades continúan buscando la manera de solucionar problemas concernientes a planeación bibliotecaria en general, es decir, problemas de financiamiento para afrontar desafíos inherentes a edificio, personal, acervos, equipo y servicios. Asimismo, han estado evolucionando, principalmente en países desarrollados, conforme al progreso que ha impuesto la formación de colecciones bibliográficas electrónicas, originando así nuevos modelos de servicio en el marco de una planificación estratégica (Donglai, 2007).  

 

La biblioteca pública es, en el marco de la competencia geopolítica correspondiente, una prestación de servicio público municipal que se vincula con el fomento de las actividades culturales, informativas y recreativas. En este sentido, a la autoridad municipal se le atribuye, con el apoyo de las autoridades federales y estatales, la responsabilidad de satisfacer las necesidades generales de la comunidad, esto es:

 

La importancia de la administración para los habitantes de una localidad, radica en la adecuada prestación de los servicios públicos. Al ciudadano común, no le interesa realmente si hay o no suficiencia de presupuesto o complejidades técnicas en la planeación o prestación del servicio, lo único que es trascendente para él, es que sean adecuadamente cubiertas sus necesidades.

Parte fundamental de la competencia municipal, son los servicios públicos, que establecidos constitucionalmente, definen una esfera de acción para todos los municipios del país. (Rendón, 2007, p. 259).

 

En virtud que la biblioteca pública en el contexto del municipio es, en efecto, un servicio público, esta institución social se sostiene mediante la administración pública municipal, es decir, forma parte del conjunto de los espacios que desempeñan funciones específicas para el logro de los objetivos del gobierno local. La administración del servicio bibliotecario público existe así para apoyar la gestión de los intereses culturales de la población, particularmente en materia de educación, información y recreación. De tal modo que la biblioteca pública está involucrada en el marco de la gestión municipal, la cual tiene a cargo “básicamente las funciones de servicios públicos, desarrollo económico, político y social, atención a los intereses comunales y las relaciones con autoridades federales y estatales” (Cortés, 2001, p. 18). Acorde con este enfoque, se asevera: “Es un local remodelado o construido expresamente por el gobierno municipal para la instalación de la biblioteca pública” (La biblioteca pública municipal, 1992, p. 11), misma que contiene una colección bibliográfica organizada para prestar una serie de servicios bibliotecarios dirigidos a la población en general y con la finalidad de apoyar sus necesidades sociales de estudio, consulta y lectura.  

 

La biblioteca pública municipal está encaminada, en efecto, a satisfacer determinadas necesidades de información bibliográfica, las que satisface con base en los recursos que contienen registros bibliográficos para localizar determinado autor, título o tema. Así, este tipo de centro bibliotecario es, como referente de un servicio público municipal previsto por la legislación bibliotecaria en sus diversos niveles, “consecuencia de la cultura y del grado de civilidad alcanzado por una sociedad” (Rendón, 2007, p. 259) y, desde luego, por un Estado. La materia objeto de servicio de esta biblioteca es de carácter social, es decir, se halla inscrita en el régimen del derecho público y se encuadra, por ende, en la plataforma tanto del derecho administrativo como del derecho social, en consecuencia en el entramado del derecho político; mientras que su gestión de servicio se vincula con el factor técnico-bibliotecario capaz y capacitado para llevarlo a cabo. En concreto, la biblioteca pública a cargo de la municipalidad (gobierno del Municipio) es una institución de servicio público susceptible de ser contemplada en el entorno doctrinal del derecho municipal, pues hasta el momento esta literatura jurídica ha pasado inadvertida a esta biblioteca como servicio básico para mejorar así “la buena imagen del gobierno municipal ante la comunidad” (La biblioteca pública municipal, 1992, p. 21).

 

Con base en lo expuesto, el servicio de biblioteca pública no está al margen de la teoría del municipio, en tanto que la categoría denominada «biblioteca pública municipal» es un concepto tanto teórico como práctico (Castro, 2002), así como un objeto social, político, legislativo, jurídico, cultural, geográfico e ideológico. Relacionando la tipología municipal con la de la biblioteca pública encontramos literatura referente a: bibliotecas públicas rurales (Gervansi, 1998), biblioteca públicas urbanas (Luckham 1971; Blasingame, 1973) y bibliotecas públicas metropolitanas (Campbell, 1967). Se trata, en diversos grados de complejidad entre la relación población y gobierno, de diferentes puntos de vista en el que predomina el fortalecimiento de la biblioteca pública como una parte esencial de la vida municipal. Así, el servicio de biblioteca para todos los habitantes que conforman el factor poblacional es un servicio público que atañe a la esfera de la acción gubernamental de alcance municipal.

 

En el marco de la prestación de servicios, el ciudadano desea que la autoridad municipal asuma progresivamente atribuciones que apunten hacia la política pública de ampliar y mejorar, con la ayuda de los otros niveles de gobierno, la gama de servicios públicos, entre ellos “el establecimiento y operación de bibliotecas” (Luna, Melgar y Olmedo, 1983, p.136). Así, la biblioteca pública municipal tiene la oportunidad, en el marco del desarrollo de las colecciones, de incluir acervos sobre el “fortalecimiento municipal”, es decir información acerca de la construcción y la prestación de servicios elementales (agua potable, alumbrado, drenaje y alcantarillado, transporte, pavimentación, parques, rastros, mercados, panteones, servicios médicos), servicios de seguridad pública (policía, bomberos, tránsito), servicios médicos (clínicas, farmacias) y servicios educativos (educación básica, educación de adultos). En esta contextura, este centro bibliotecario público puede ser una institución de servicio útil y eficaz incluso para quienes tienen la responsabilidad de la prestación de esos servicios públicos.

 

Por todo esto, la biblioteca pública no debe ni puede estar ausente en el marco de un sistema nacional de revitalización y fortalecimiento municipal. Este servicio de biblioteca ayuda a democratizar la distribución y el acceso a la información; a mejorar el nivel de vida de la población; y a impulsar la participación ciudadana en asuntos públicos.    

 

 

 

 

Referencias

 

Blasingame, Ralph Upshaw. (1973). The public library as an urban phenomenon. Ann arbor, michigan : University Microfilms International. Tesis (ph. d.) - Colombia University.

 

Campbell, Henry Cummings. (1967). Metropolitan public library problems around the world. Oxford, Pergamon.

 

Castro Aliaga, César. (2002). La biblioteca pública municipal en el Perú. Lima, Colegio de Bibliotecólogos.

 

Cortés Lozano, Benjamín. (2001). El municipio: información y  gestión. Querétaro, México, Instituto de Administración Pública del Estado de Querétaro.  

 

Donglai, Li. (2007). New Service Models in a Municipal Library. Chinese Librarianship: an International Electronic Journal. No. 25.  Disponible en:

http://www.iclc.us/cliej/cl25LL.htm

 

Gervasi, Anne. (1998). Handbook for small, rural, and emerging public libraries. Phoenix, Arizona : Oryx.

 

Kostagiolas, Petros A. (2008). Strategic planning for municipal libraries in Greece. New Library World. 109 (11/12): 546-558

 

Rendón Huerta Barrera, Teresita. (2007).  Teoría del municipio. En: Derecho municipal. México, Porrúa, pp. 123-200

 

La biblioteca pública municipal. (1992). México, D. F. Dirección General de Bibliotecas. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

 

Luckham, Bryan. (1971). The library in society : A study of the public library in an urban setting. London : Library Association.

 

Luna Trail, Jaime; Melgar Adalid, Mario; Olmedo, Raúl. (1983). Fortalecimiento municipal. Gaceta Mexicana de Administración Pública Estatal y Municipal.  Nos. 8-9 , pp. 125-136

 

Medina Giopp, Alejandro. (1993). Sobre la tipología municipal. Gaceta Mexicana de Administración Pública Estatal y Municipal. Nos. 42-44. pp. 15-17

 

Ugarte Cortés, Juan. (1987). Teoría general de municipio: fines, fundamento y estructura. Gaceta Mexicana de Administración Pública Estatal y Municipal.  Nos. 26-28, pp. 25-34


   271 Leituras


Saiba Mais





Próximo Ítem

author image
EL PARADIGMA CÍVICO DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA
Maio/2011

Ítem Anterior

author image
EL PARADIGMA INDÍGENA DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA
Março/2011



author image
FELIPE MENESES TELLO

Cursó la Licenciatura en Bibliotecología y la Maestría en Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Doctor en Bibliotecología y Estudios de la Información por la (UNAM). Actualmente es profesor definitivo de asignatura en el Colegio de Bibliotecología de la Facultad de Filosofía y Letras de UNAM. En la licenciatura imparte las cátedras «Fundamentos de Servicios de Información« y «Servicios Bibliotecarios y de Información» con una perspectiva social y política. Asimismo, imparte en el programa de la Maestría en Bibliotecología y Estudios de la Información de esa facultad el seminario «Servicios Bibliotecarios para Comunidades Multiculturales». Es coordinador de la Biblioteca del Instituto de Matemáticas de esa universidad y fundador del Círculo de Estudios sobre Bibliotecología Política y Social (2000-2008) y fue responsable del Correo BiblioPolítico que publicó en varias listas de discusión entre 2000-2010. Creó y administra la página «Ateneo de Bibliotecología Social y Política» en Facebook.